Rufus

Hola, soy M. Cinta y éste es mi perro Rufus, que tenía problemas de relación con otros perros, ya que siempre se peleaba y entraba en batallas campales en plena calle, convirtiendo los paseos en verdaderos problemas sociales en el vecindario. Gracias a Sonia y, sin aplicar ningún castigo, pero, eso sí, con mucha paciencia, la actitud de Rufus fue cambiando, poco a poco fue ganando amigos hasta el punto que no sólo se ha hecho una pandillita en el barrio, sino que saluda amigablemente a los perros en tránsito y se ha granjeado fama de sociable.
Aparte de este “milagro”, Sonia también le enseñó los trucos de los saludos, a sentarse, acostarse, esperar, venir, etc. Todo esto teniendo que cuando Rufus vino a mi casa ya tenía cinco años. Por tanto es falso aquello que dice que “perro viejo no aprende gracias nuevas”.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *