PERROS QUE MUERDEN

mi perro muerde sonia losada

 

Las mordidas de perros a otros perros o a personas son un problema realmente grave, de las que el único culpable es el perro y, por este motivo, se abandona por “mal perro”.

Lo primero, cabe distinguir entre mordida o marcaje, le llamamos mordida a todo. Pero como siempre pregunto a clientes que me llaman desesperado porque su perro muerde: “hay sangre?” porque si no hay sangre, tu perro no ha mordido, sólo ha marcado.

Porqué lo hacen? Bien, para empezar, quiero desmitificar que hayan perros con cierta tendencia natural ser agresivos. Es verdad que ciertas razas tienen más tendencia a morder como otras tienen más tendencia a correr, actualmente las razas se han creado con diferentes características y en algunos, la mordida es una de ellas. Significa esto que mi perro morderá o será malo? En absoluto! Significa que en una situación de miedo o acorralamiento, antes utilizará la boca que las patas.

El último que quiere morder siempre es el perro, antes de morder nos indican de mil formas que algo les asusta: mediante señales de calma, avisos suaves como desplazamientos, enseñando los dientes, gruñendo… pero normalmente no les escuchamos, y no les queda otra que marcar o morder. El marcaje está muy mal considerado,  pero no deja de ser una forma educada de decirte: eso me asusta. Y es un marcaje y no un mordisco porque podrían cerrar la boca tan fuerte que podrían clavarte los dientes hasta hacerte sangrar, pero no lo hacen. El marcaje suele estar acompañado de un golpe que en ocasiones provoca un morado, pero el perro ha controlado perfectamente la fuerza de su boca para no hacerte daño. Entre perros, el marcaje significa coger parte de la piel del otro perro pero no herirlo. Pero, si éste marcaje no es suficiente para hacerte entender que está asustado, estresado y acorralado, no le queda otra que llegar a morder, en parte porque te ha dicho de todas las maneras posibles que eso le incomoda y en parte por el estrés de la situación.

Y el perro es malo? Es culpa del perro? No. Todos tenemos miedos y en según qué situaciones podemos responder de una forma exagerada: gritando, corriendo, agitando las manos, o matando (si por ejemplo ha entrado un bicho que nos aterroriza en casa, lejos de sacarlo, hay quien opta por coger un zapato y aplastarlo). Somos peores personas por eso? No, somos personas con miedo, si alguien nos ayudara a perder el miedo, por ejemplo, al bicho que hemos matado en el ejemplo anterior, la próxima vez que lo viéramos lo cogeríamos con un recipiente y lo sacaríamos a la calle.

Con el perro pasa lo mismo, centramos la culpa en su gestión de algo que le aterroriza, de algo que no sabe gestionar de manera más racional, y nos centramos en que el perro es malo, en que es su culpa, ignorando la verdadera raíz del problema: trabajar eso que hace que mi perro muerda, para que así, deje de morder.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

Evolución del perro en la familia

evolucion del perro en la familia

Antes los perros eran considerados “cosas”, un objeto más del jardín que guardaban, “algo” que sólo necesitaba comida y agua. Poco a poco, y por suerte, las cosas están cambiando, ya no suena raro decir “mi perro es mi familia” y tener en cuenta sus necesidades y sentimientos. Quienes tenemos perros sabemos lo mucho que nos dan a cambio de nada, el amor incondicional que nos brindan cada día, lo mucho que se preocupan por nosotros.

Es necesario comprenderlos para entender que adoptar un perro es una responsabilidad de por vida, que pase lo que pase estará en nuestra familia, y así terminar con los abandonos.

Poco a poco las cosas están cambiando a mejor, pero aún queda mucho camino por recorrer. En el siguiente vídeo hablamos sobre éste tema con Manuel, de Canine-Service)

 

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

Impronta canina

impronta perro

 

Si un perro se pelea constantemente con otros perros, si muestra miedo o inseguridad, si no se relaciona con humanos adecuadamente, si muerde a los niños son causas de que ha recibido una impronta deficiente, pero… ¿que es la impronta?

El concepto que engloba a esta palabreja tiene su nacimiento entre el 1935 y el 1950,
de la mano de Konrad Lorenz quién descubrió el fenómeno de la impronta. Observó como los patitos que nacían en su jardín de Altenberg lo tomaban como “madre pata” siguiéndolo a todas partes. De esta manera constató que dichos animales nacen con una predisposición a considerar como “madre” al primer animal que vea después de nacer o incluso a un objeto y posea cierta movilidad, siguiéndolo incluso en su etapa adulta. Dicha programación genética facilita la protección de las crías por parte de los progenitores, ya que siempre los tienen cerca. Así pues, como impronta se define “la más temprana y duradera forma de aprendizaje, que hace que el animal se identifique como miembro de una especie tomando como modelo a otro ser vivo o bien un objeto con cierta movilidad, aprendiendo de él mediante observación y imitación”

Este estudio realizado en patos se extiende al mundo canino en lo que conocemos como etapa de socialización, en la que los cachorros se relacionan con miembros de su misma especie y de otras, este aprendizaje es importantísimo ya que quedará grabado durante el resto de su vida. Dicha socialización es muy importante realizarla durante el período crítico de la vida de un cachorro, que dura aproximadamente hasta los cuatro meses, ya que una reducida exposición a estímulos durante esta etapa produce un efecto profundo sobre el comportamiento del animal en la edad adulta, generando miedos e inseguridades.

Cuando la impronta es suficiente los perros se relacionan con otros congéneres sin ningún tipo de problema y entienden el lenguaje canino, lo que ahorra numerosos problemas de convivencia; cuando la impronta es insuficiente los perros muestran miedo hacia miembros de su misma especie, o de la especie humana, traducido en muchos casos como agresividad.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

Indefension aprendida

indefension aprendida

 

Muchas veces, adiestrando perros como si de fieras salvajes se tratara, utilizamos la fuerza bruta para someterlos, inmovilizarlos, obligarlos, sujetarlos…

Pues bien, aunque a muchos les sorprenda, los perros no son animales salvajes y, lejos de enseñar, un adiestramiento donde prevalece el uso de la fuerza física y el sometimiento provoca una respuesta de miedo que llevada al extremo se traduce en indefensión aprendida.

Cuando un perro se siente acorralado en una situación aversiva, ante la que no puede reaccionar o huir, aprende a quedarse paralizado. Su mente, en un afán de supervivencia, llega a convencerse que el sujeto está indefenso y que haga lo que haga por huir de esa situación será inútil, que no hay escapatoria. Como resultado el animal permanece inmóvil aun cuando tiene la posibilidad de huir.

La teoría de la indefensión aprendida fue postulada por el psicólogo Martin Seligman, quien colocó a dos grupos de perros en dos jaulas, y los exponía a todos ellos a descargas eléctricas ocasionales. El primer grupo de perros fue colocado en unas jaulas en las que tenían la posibilidad de huir de accionando una palanca, y el segundo grupo de perros tenía que soportar las descargas sin poder hacer nada para evitarlas.

Posteriormente todos los perros, los del grupo uno y los del grupo dos, fueron encerrados en una jaula donde también recibían descargas, pero la diferencia con las primeras jaulas era que para escapar solo tenían que saltar una pequeña valla. Los perros que tuvieron la posibilidad en de escapar anteriormente accionando la palanca (grupo 1) saltaron sin problema la valla, asumiendo que podían escapar de esa situación como pudieron la primera vez.

El segundo grupo de perros, estaban tan sumamente atemorizados que ni siquiera se plantearon saltar la valla, permanecieron inertes asumiendo que nada podían hacer por dejar de sufrir… habían aprendido una terrible lección: la indefensión

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

El dominante líder alfa de la manada

dominancia perro
La mayoría de personas que conozco que han adquirido un perro tienen una máxima preocupación: que el perro no se haga dominante, que no crea que es el líder. Se sugestionan de tal forma que todo lo que hace el perro es por dominancia: si va delante por la calle es porque manda en el paseo, él decide donde va, y eso no puede ser!.

Quienes argumentan esta teoría, aseguran que el perro es alfa como el lobo es alfa. Es verdad que hace 30 años David Mech afirmó que en los lobos existía una jerarquía social que hacía que existiera un macho y una hembra alfa que lideraban la manada. Eso es cierto. Como también es cierto que hace diez años, el mismo científico asegura que sus primeros estudios son erróneos, porque estudió lobos en cautividad y le llevaron a observaciones erróneas(era una manada artificial, en un entorno artificial, con problemas de agresividad debido a la cautividad y al estrés). David Mech lleva diez años cambiando el término “macho alfa” por el de “macho reproductor”, de manera que según sus estudios, y el de otros estudiosos de los lobos, las manadas salvajes de lobos son en realidad familias, con dos figuras ejemplares como son los padres y las descendencias de sucesivos partos. Así pues, los líderes de la manada son en realidad “padres” y la manada les debe respeto y cariño igual que pasa en los humanos. Ni que decir tiene que nunca pelea un lobo beta con uno alfa para adquirir el rango. Porque?

Primero, porque el lobo alfa es quien va a cazar, si algún lobo se peleara con él para adquirir el rango, le hiriera en una pata y no pudiera salir a cazar, ese día la manada no comería! Es un riesgo demasiado grande para ganar el estatus de “alfa”.

Segundo, porque el cerebro de los cánidos no tiene poder de abstracción, es decir, no puede imaginar, con lo cual no puede pensar en el futuro. Un lobo (o un perro) no puede pensar “me voy a pelear con este que es alfa y así en el futuro seré alfa y tendré privilegios” que privilegios? esto es un razonamiento humano, no animal.

Tercero, porque la pareja alfa, hoy denominada pareja reproductora, son los padres de los demás miembros de la manada, y los lobos tienen un acusado sentimiento de familia. Se reconocen como familia y les une un vínculo tal, que cuando muere un miembro de la pareja el otro no vuelve a aparearse nunca más. De manera que los cachorros o lobos “beta” nunca herirían a sus padres, cuando ya tienen autonomía se van a conquistar otro territorio y a aparearse para formar una nueva familia. Los lobos de segunda y tercera camada, que son más jóvenes y alocados, sí que juguetean a las peleas como hermanos que son (en humanos pasa igual), pero nunca se hacen daño.

Así pues, cabe pensar que una manada canina es una familia o grupo de amigos que deciden unirse obedeciendo a su naturaleza social. Y hay un líder? Sí, hay un líder!!

El líder es el animal que gestiona los recursos. En humanos pasa igual. En casa todos comemos las lentejas de mamá, porque ella es la que cocina y la que decide que come la familia. En el grupo de amigos siempre hay una persona que tiene mucha iniciativa a la hora de hacer actividades y es el organizador del grupo.

No se trata de que el que primero coma es el líder, por comer primero nadie se gana un rango superior ¿qué demuestras así? Se ha entendido al revés durante años! Lo que pasa en realidad es que la manada deja que primero coma el animal que ha salido de caza porque ha sufrido mayor desgaste energético y porque lo tienen que tener en forma para que al día siguiente vuelva a salir a cazar y abastecer a todo el grupo de comida. Puede parecer que la manada es una vaga que quiere comer gratis y sin esfuerzo, y lo es, ya que su naturaleza que se rige en el mínimo gasto energético.
A estas alturas de la lectura, algunos pensaran que ellos son los líderes de sus perros, porque gestionan los recursos: les ponemos su pienso, les sacamos de paseo… qué bien!! Todos gestionamos los recursos que los perros necesitan y somos líderes de nuestro perros!!
Pues no, esto no es así. Como decía antes, una manada la forman única y exclusivamente “miembros del mismo género y especie” porque? Porque es necesario para continuar con la especie, de hecho, en la reproducción entre diferentes especies no se da, y si la forzamos los humanos la descendencia nace estéril, tal y como pasa con la mula, que es un cruce de burro y caballo. Los animales saben perfectamente cuál es su congénere porque están dotados de un mecanismo llamado impronta, que hace que al nacer reconozca que pertenece a los animales que lo rodean, de este modo, un perro al nacer está rodeado de otros perros y entiende que él es uno de ellos. Acaso un perro saluda igual a otro perro que a una persona?? Acaso un perro no se emociona más cuando por la calle ve a otro perro que cuando ve a otra persona? El perro entiende perfectamente que no somos de su especie y nunca formaremos manada. De ser así, cuantos animales diferentes forman una manada? Es decir, si yo tengo un perro, un gato, un loro y un pez… todos formamos manada? Y el perro querría ser líder de todos nosotros?? Como le va a explicar el perro al pez que no es un pez alfa? No tiene sentido. El perro vive en una comunidad de animales de diferentes especies, se lleva mejor con unos que con otros, se encariña de ellos… como en toda comunidad.
Llegados a este punto, resumiremos. Los perros no forman manada con los humanos, no somos de su misma especie y ellos lo saben, no viven pendientes de ser lideres de nadie, en todo caso, ser líder te lo da la habilidad que tengas, no pedirlo por la fuerza. Con lo cual, nuestro perro es nuestro amigo, simplemente eso, nos acompaña y nos quiere. Además el perro se esfuerza mucho en conocernos, en adaptarse a este mundo de humanos, con lo que debemos intentar conocerlo para devolverle ese cariño tan increíble que nos ofrece.
Para terminar, volviendo a la frase de “si mi perro va delante en el paseo, él manda” que levante la mano todos aquellos que llevan a su perro delante de ellos por la calle, y cuando cambian de dirección el perro les sigue sin rechistar… de verdad manda el perro en el paseo?

Golpe de calor

How Much Is That Doggy In The Window?
El golpe de calor es el enemigo de nuestros perros en verano. Es un trastorno que provoca, entre otros:  fallo renal, edema cerebral, hemorragia gastrointestinal, fallo multiorgánico e incluso la muerte.
Pero por suerte es muy sencillo de evitar, veamos cómo…


Los perros suelen tener una temperatura corporal de 38ºC aproximadamente, un aumento de la temperatura hasta 42ºC lleva al colapso el organismo del animal, que se esfuerza por reducir el exceso de temperatura pero no puede por sí solo (a diferencia de los humanos), de forma que el perro puede morir rápidamente.

Los humanos cuando tenemos calor lo disipamos mediante el sudor, no por el hecho de sudar en sí sino por el hecho de evaporar el sudor de nuestra piel, lo que conlleva un gasto energético elevado. Es decir, parte del calor de nuestro cuerpo se lo lleva el sudor líquido al convertirse en gas en el proceso de evaporación, con lo que reducimos nuestra temperatura corporal. Los perros no tienen este sistema, no pueden reducir el exceso de calor. Ellos sudan únicamente a través de las almohadillas y reducen su temperatura corporal a través de los jadeos, evaporando saliva, pero es un sistema de termorregulación muy pobre.

Dado que los perros apenas pueden hacer frente a un exceso de calor corporal, es vital que nunca lleguen a tener demasiado calor. La causa mayoritaria de muerte por golpe de calor es tener al perro en el coche en verano, la temperatura interior del coche llega a ser elevadísima y nuestro perro puede fallecer en solo minutos, de manera que en ningún caso dejemos a nuestro perro dentro del coche en verano.

Otro factor importante que contribuye al golpe de calor son los paseos. Pasear a nuestro perro a medio día y hacerle correr o perseguir una pelota es la forma más fácil de inducirle al golpe de calor. Hay casos de perros a los que les realizan este tipo de paseos y no han sufrido un golpe de calor, pero sí han fallecido por una torsión de estómago, provocada por la ingesta excesiva de agua al llegar a casa acalorados. Los paseos a medio día deben ser cortos, a paso moderado y por la sombra. He visto perros negándose a pasar por una determinada calle soleada y al dueño tirando de él sin entender que pasa, en esas situaciones os invito a que os descalcéis y comprobéis lo que llega a quemar el asfalto.

Ni que decir tiene que el perro debe estar en un lugar ventilado, fresco y con agua abundante (tanto para beber como para refrescarse si es posible). Si tenemos un balcón o terraza donde el sol da durante muchas horas al día no es buena idea dejar al perro ahí durante mucho rato.

Es vital prevenir pero si observamos los siguientes síntomas: jadeo excesivo, rápido y entrecortado, desmayo, astenia (decaimiento), aumento ritmo cardíaco, negación a moverse… podemos estar ante un golpe de calor por lo que se debe acudir urgentemente al veterinario. Para ganar tiempo se puede mojar ligeramente con un trapo húmedo o algodón las zonas sin pelo del perro como la ingle y axilas, o la boca, la cara… pero nunca someterlo a un cambio brusco de temperatura como una ducha fría, eso, en todo caso, debe decidirlo un veterinario.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

Miedo a petardos

 

 

miedo a petardos

 

Un miedo muy común en perros es el miedo a petardos, es importante realizar un trabajo con ese miedo ya que por el sonido de un petardo el perro puede llegar a escaparse. Por otro lado, una vez aparece el miedo siempre va a más, y pueden llegar a desarrollar miedos frente a tormentas, truenos, ruidos secos y demás ruidos.

 

En el siguiente vídeo te explicamos como poder ayudar a tu perrito con ese problema.

 

Pero si necesitas un trabajo más específico, nosotros podemos ayudarte con sesiones personalizadas. Contacta con nosotros en el 656.69.55.32 y te ayudaremos en lo que necesites.

 

Si el perro grita o muerde en la peluquería es cuento, ponte firme!!

PERROPELUQUERIA

Esta frase desgraciadamente la hemos oído de varios clientes referente a su perro. Algunos manejos de peluquería y las técnicas de televisión están haciendo que esta creencia se propague, de manera que hemos querido arrojar un poco de luz a este tema.

Algunos manejos de peluquería, afortunadamente cada vez menos, pasan por atar al perro de cuello y cintura con un cordino tensado de manera que el perro no puede sentarse ni tumbarse, el cordino es una correa estranguladora que tiene como fin que si el perro intenta tumbarse o sentarse estrangule y cause dolor. ¿Es necesario que el perro tenga que estar de pié dos horas en la mesa de trabajo? Por supuesto que no, cuando vas a la peluquería ¿ te lavan y cortan el pelo estando de pié? ¿O te ofrecen una cómoda silla para que te relajes y disfrutes del proceso?. Obligarlo a estar de pié es cansado y en muchos casos no se tienen en cuenta las dolencias del perro, como dolores en articulaciones, displasia o artrosis. Además atarlo lleva una connotación negativa nada más empezar ¿como te sentirías si en tu peluquería al llegar te ataran de pies y manos a la silla? Pensarías que te van a hacer daño, verdad? Pues eso precisamente es lo que piensa tu perro “no se que me van a hacer, pero muy bueno no debe ser si me inmovilizan”.

Por otro lado, tenemos las supertécnicas de los superadiestradores televisivos : “shh” “quieto” o sacudir al perro por el pellejo a la vez que le profieres un grito, o peor aún, tumbarlo boca arriba para que se “relaje”. Todo eso inflige miedo al perro, y con suerte (para ti) lo puedes llevar a indefensión con lo que el perro se quedará quieto y podrás trabajarlo sin problema, pero con un grave problema psicológico para tu perro. ¿Merece la pena hacerle eso al perro para que puedas trabajar mejor en la peluquería? Rotundamente no. La peluquería no duele, no estás cosiendo una herida abierta, ni quitando una astilla que se ha clavado, ni vacunando… solo bañas, secas y cortas. Se puede trabajar esos estímulos a priori aversivos para que el perro acuda a la sesión de forma tranquila y todo el proceso se realice de modo amigable. Se puede condicionar al perro a que esté quieto o de pié encima de la mesa para poder trabajarlo, pero sin obligarlo por las “malas”.

Si el perro ladra o muerde, no es cuento… es miedo!!! Mucho miedo!! Producido por un manejo agresivo y por un “te voy a bañar te guste o no, por las buenas o por las malas”. Siempre que el perro ladra o muerde hay que escucharle, hay que suavizar el manejo y hay que procurar que las sesiones de belleza sean más agradables para él. Con cada grito, con cada inmovilización, con cada “shh” estamos incrementando su miedo. El perro te está avisando de que eso que le haces le asusta, podría morderte tan fuerte que podría hacerte sangre, y dependiendo del tamaño del perro incluso te podría romper una mano, pero no, ellos pudiendo hacerte mucho daño optan por ser más educados, y nosotros se lo pagamos con más gritos y más sacudidas. No es justo.

Tienes un perro, le quieres, quieres lo mejor para él y además pagas por la sesión. Exige ver la sesión de peluquería, y no permitas que NADIE, ABSOLUTAMENTE NADIE grite, zarandee o pegue a tu perro, no importa que sea adiestrador o peluquero, da igual que te diga que sabe mucho de perros, no le creas, probablemente si supera tanto no recurriría a eso ni intentaría justificar ese comportamiento tan agresivo hacia tu perro.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

Pipi de… marcaje?

pipi perro

 

Es muy común escuchar que los perros marcan los árboles de su barrio para delimitar su territorio, ya que es un macho dominante. A esta teoría tiene dos lagunas. Una que ese marcaje dura poco, ya que suele venir otro perro y orinar encima de su marca enseguida. Con lo cual el primer perro tendría que orinar exactamente donde orinó el día anterior , como levantarías las vallas de tu jardín si alguien las tirara (cosa que no suele ocurrir aunque lo paseemos por el mismo sitio). Y dos: si llevas a tu perro a dar un paseo a un lugar a 50 km de tu casa, realiza el mismo sistema de marcaje, incluso con más intensidad, ese nuevo territorio también lo daría por suyo y nos plantearía el siguiente problema: los perros quieren conquistar el mundo.

Existe otra teoría más demostrada, y real, desarrollada por George Petri (químico orgánico de análisis del Monell Chemical Senses Center de Philadelphia) especializado en feromonas e información de los olores corporales, que establece que la orina del perro en realidad es una fuente de información sobre el mismo.

Dado que el olfato del perro está entre 10.000 y 100.000 veces más desarrollado que el nuestro, es capaz de captar mucha información a través de las feromonas liberadas por la orina tales como dieta, sexo, sistema emocional, enfermedades etc. De todos es sabido la gran labor que realizan los perros de alerta médica, capaces de detectar cáncer a partir de la orina de los pacientes (dado que con esa enfermedad cambia la composición química del cuerpo y en la orina se liberan ciertos componentes que el perro detecta). También es sabido que un perro detecta ciertos cambios de humor en el dueño, y es debido a que las feromonas cambian su olor dado que cualquier alteración en el estado de ánimo produce un cambio de nuestra composición química.

Así pues, los perros lejos de marcar “lo que es suyo” simplemente se presentan dejando su olor para presentarse a los demás perros del barrio, es como una tarjeta de visita: “hola soy un perro adulto, macho, sano…”. Así que sería más adecuado hablar de “pipí de cortesía” o de “presentación”. Éste comportamiento es más intenso en entornos desconocidos ya que tiene que presentarse a muchos perros nuevos y tiene que oler las tarjetas de visita de los demás perros.

Cuando se encuentran dos perros, en ocasiones podemos ver la siguiente escena:

  • El perro número 1 se acerca a un árbol y orina, alejándose después realizando media curva
  • El perro número 2 se acerca a oler y orina encima de la marca, alejándose después con media curva
  • El primer perro huele la orina del segundo y, después ambos se acercan a olerse “en persona”

En realidad es una presentación muy educada entre dos perros tímidos, que antes de acercarse necesitan entregar esa “tarjeta de visita”. Cada uno deja su olor e invita al otro a acercarse realizando una señal de calma.

Así pues, y por lo anteriormente explicado, siempre deberíamos dejar a nuestro perro tomarse su tiempo para oler durante el paseo, marcar en los árboles que considere oportuno, y realizar el ritual de “pipí de cortesía” cuando se encuentra con otro perro.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

PERROS RUSIA

PERROS RUSIA

 

A pesar del título, no pretendo generalizar sobre toda Rusia, ni sobre todos los perros, pretendo únicamente relatar mi experiencia de unos días en la ciudad de San Petersburgo, a fin de compartirla con vosotros.

A modo de curiosidad, una de las razas más vistas en esa ciudad es el crestado chino, para que os hagáis una idea en pleno mes de agosto estábamos a unos 17ºC. Según nos comentó un amable taxista en un perfecto italiano (porque el ruso es más que imposible de entender), si en invierno solo llegan a cero grados entonces lo consideran un invierno agradable, no demasiado frío.

Es totalmente normal que los canales que atraviesan la ciudad se hielen, que diluvie cuando la temperatura no es lo suficientemente baja para que nieve y de ahí que cada cinco metros baje un canalón enorme de los tejados a la calle, y yo me pregunto… porqué un crestado chino? Resulta asombroso, aunque tengo que decir que a las personas que las vi con ese tipo de perro lo llevaban abrigado o cogido en brazos tapado con el abrigo (sí, abrigo en Agosto, habéis leído bien!). También tuve oportunidad de ver un crestado con pelo, y son realmente preciosos.

Antes de comenzar mi viaje, leí que hay tan poco dinero que algunas protectoras se ven obligadas a cerrar, y que era muy habitual ver cada vez más perros abandonados por la calle. Por suerte las calles no están plagadas de perros, no es tan horrible como lo pintaban, almenos lo que yo viví.

Realmente cuesta diferenciar lo que es un perro abandonado del que no lo es en esa ciudad. Todos los perros que vi eran “perros” con todas las letras. Los que deduje que tenían dueño iban acompañándolo en su camino, suelto y sin llevar ni siquiera collar. Caminaban a un paso tranquilo adelantados o atrasados del dueño, bastante a su aire y con cero reactividad y cero estrés, eso me encantó. Tenia que fijarme mucho para deducir quien debía ser el dueño de toda la gente que caminaba a unos metros del perro, pero siempre veía un ruso que miraba al perro como diciendo “por aquí” y el perro entendía esa mirada y lo seguía, a su ritmo tampoco se herniaban corriendo.

Vi algunos perros abandonados, pero nada que ver con los de aquí. Allí los animales no molestan por el simple hecho de estar en la calle: humanos y animales comparten la calle, comida y cobijo por igual. En muchos rincones encuentras platitos con comida y agua para los gatos y perros callejeros; incluso para las palomas. No he visto tantos kilos de semilla juntos en el suelo en mi vida, colocados en lugares donde no molestan: era habitual ver 30 palomas comiendo a la vez, con diez o doce gorriones que compartía el menú con ellas.

En el hotel donde estábamos había un precioso gato blanco con ojos amarillos. Tenía su correspondiente platito de leche y comida, y aunque no soy partidaria de darles leche a los animales adultos, ya que poseen menos lactasa y son más intolerantes, la diferencia de tener agua o tener leche denota cierta preocupación por parte de los empleados hacia la alimentación de un “ simple” gato callejero. No pertenecía al hotel, iba y venía, porque a veces te lo encontrabas paseando al lado de un canal y ni te saludaba, pero si el señor estaba durmiendo en la puerta los mimos eran bien recibidos…como son! Cuando llovía se quedaba tumbado en una alfombra dentro del hotel porque se estaba calentito, y a nadie se le ocurría echarlo de ahí.

En otra ocasión vi como dos militares enormes intentaban cazar a un gatito de seis meses para sacarlo de un especie de pasillo por el que tenían que pasar un camión, y lo perseguían para alejarlo de ahí y no atropellarlo. Durante todo el rato que yo pasaba por delante y miraba la escena, graciosa por otro lado, no conseguían coger al gato pero tampoco se les ocurrió hacer eso tan español de “arranca que ya se apartará”. Bien por ellos!

Los perros abandonados que vi, aunque sucios, se les veía gordotes y tremendamente tranquilos. Los perros abandonados que he tenido la desgracia de ver aquí son asustadizos, delgados o extremadamente faltos de afecto y te persiguen por la calle buscando mimos, solo con mirarlos vienen a que les acaricies… Aquellos no, aquellos perros iban en grupitos de tres o cuatro, paseando entre la gente o tumbados al sol en alguna calle o parque. Lo mejor de todo es que a nadie le molestaban! Si en una calle principal con mucha gente había un perro tumbado, la gente se apartaba para no molestarlo (la foto es real, es de una calle de Moscú, y habla por sí sola), están tan sumamente tranquilos y duermen tan plácidamente que parece que estén muertos, pocos perros he visto menos reactivos cuando duermen que aquellos. Los que vi despiertos iban paseando, no buscaban ni comida ni afecto en nadie, iban siguiendo su camino sin parecer necesitar nada más, se les veía confiados, tranquilos y el paso era calmado, cero reactividad… lo que viene siendo un perro.

Allí es habitual que las novias se hagan las fotos de la boda delante de un edificio emblemático o en un parque, imaginaos: la novia, los invitados a un lado elegantísimos celebrando ese día, el fotógrafo, el novio… y a tres metros de la novia un perrete durmiendo al sol la mar de a gusto!! Era hasta gracioso.

Siento haber visto animales en la calle, tanto gatos como perros, pero me alegro de ver el respeto que se les tiene, pueden utilizar las calles, parques y hoteles como los humanos, si aquí tuviésemos ese poquito de respeto, los animales de la calle serían mucho más felices, y esos días hasta su adopción no serían tan trágicos y peligrosos como lo son si no cuentan con una protectora o una casa de acogida.

De manera, que me llevo la idea de que un mundo mejor para los animales abandonados es posible (aunque lo ideal es no abandonar) solo con tener un poquito de respeto hacia ellos.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.