Perros y gatos… Pueden convivir??

Dog cat Images | Free Vectors, Stock Photos & PSD

Como el perro y el gato…

 

¿Te suena esa frase?

 

Toda la vida nos han dicho que los perros y los gatos no pueden convivir, que van a haber problemas por el hecho de que uno sea un perro y el otro sea un gato, pero… de dónde viene esta creencia? Sí, lo llamo creencia porque muchos lectores estarán sonriendo mientras miran a su perro y su gato durmiendo uno junto al otro.

Esto se remonta a muchos años atrás, entre 100 y 50 años. Por esa época se «sabía» que los perros descienden de lobos domesticados, y por tanto además de no tener sentimientos, ni capacidad para poder pensar, se consideraban unos fabulosos cazadores y por tanto, no podría convivir con un gato porque sin duda lo cazaría. Cabe decir que por esa época la única manera de hacer que el perro se portara bien, era que corriera durante horas detrás de una pelota, para asemejar los largos recorridos que hacía su supuesto ancestro el lobo.

En esa época, con esos medios, con los estudios que habían… esto es totalmente entendible.

Cats and dogs: 7 tips for a good life together - Tractive Blog

El problema viene cuando 100 años después, con los estudios de lobos de David Mech, que explica cómo son las dinámicas de los lobos realmente. Las pruebas biológicas que muestran que el adn el perro es maleable (de ahí que tengamos perros de todos los tamaños y colores), pero en cambio que el lobo gigante no era tan diferente de los lobos que tenemos actualmente (lo que indica que de ese adn no se pudo crear el perro), y tantos otros estudios… seguimos con la misma creencia.

Curso comunicación canina

En ocasiones un perro persigue un gato o una paloma, sí, pero el origen lejos de ser un instinto primitivo de alimentación (innecesario para nuestros perros que comen su pienso diariamente) es más por aprendizaje. Creyendo que les debemos cansar, les obsesionamos a perseguir pelotas. Es decir, les hacemos que persigan de forma obsesiva algo que se mueve rápido… y casualmente los gatos ferales corren cuando se sienten en peligro, y las palomas alzan el vuelo.

 

Dicho esto, y descartando el origen lobezno… la respuesta es que sí, por supuesto que un gato y un perro pueden llevarse bien, y convivir. Sin duda son especies diferentes con necesidades diferentes, como lo somos nosotros, pero aportando a cada uno lo que necesita, no hay ningún problema. En los años de profesión (que van para 13) solo he visto dos problemas graves de mala convivencia entre perros y gatos: uno es la obsesión con la pelota, el otro es que el perro tenga altos niveles de estrés. Si el perro está estresado va a ser más bruto con el gato, lo va a buscar constantemente, perseguir… y el pobre gato se va a estresar con razón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba