Episodio #183: Refuerzas a tu perro y no te das cuenta

Hablemos de perros
Hablemos de perros
Episodio #183: Refuerzas a tu perro y no te das cuenta
Loading
/

¡Hola a todos y bienvenidos al emocionante episodio número 183 de «Hablemos de Perretes»! [Música de fondo]. Estoy aquí para ayudarte a entender, educar y conocer a tu fiel compañero canino, y sobre todo, para eliminar de una vez por todas esa molesta palabra «pero» de la frase «mi perro es muy bueno, pero…». Porque, vamos a ser sinceros, todos los perros son buenos, ¡solo que a veces necesitan un poquito de ayuda para mostrar su perfección canina!

Hoy vamos a adentrarnos en el fascinante mundo de los refuerzos y reforzadores positivos (y sí, también tocaremos los negativos, ¡pero ya sabes que no nos quedamos ahí!). Ah, ¿recuerdan ese episodio donde hablamos sobre si están reforzando a sus perritos más de lo que creen? Pues hoy les traigo algunos consejitos adicionales para entender cómo influye nuestra atención en el comportamiento de nuestros peludos.

¡Pero espera, antes de sumergirnos en todo esto, déjame recordarte que si aún no te has suscrito a mi newsletter, es el momento perfecto para hacerlo! Y si ya eres parte de mi comunidad de amantes de los perros, atento a tu correo en los próximos días, porque algo genial y súper interesante está en camino. Así que, ¿por qué no aprovechar el verano y las vacaciones para también adquirir mis increíbles cursos? Tengo uno para resolver el tema de comer cosas del suelo, y otro sobre la comunicación canina, que es ¡totalmente imprescindible! Entender cómo se expresan y se sienten nuestros peludos es clave para una convivencia feliz.

Vamos a lo que nos ocupa: los refuerzos. ¿Qué son exactamente? Bueno, en palabras sencillas, son como esos pequeños premios que les damos a nuestros perros cuando hacen algo que queremos que repitan. La comida es un gran refuerzo, ¡pero no es la única opción! Acariciarlos, hablarles y prestarles atención también son formas poderosas de reforzar su buen comportamiento. Sin embargo, ¡cuidado! Porque cuando gritamos, regañamos o incluso les damos un empujoncito brusco, también estamos reforzando, pero de manera negativa.

Permíteme ser directo: tu atención es el regalo más grande que le puedes dar a tu perrito. Así que, si tu perro está ladrando al timbre y decides irte de la habitación en lugar de regañarle, ¡estás haciendo magia! Retirar tu atención puede ser la mejor herramienta para educar y cambiar comportamientos no deseados. Imagina cuando ves a alguien que te gusta en un bar y te mira fijamente. ¡Es igual para los perros! Esa atención tuya es el oro de su mundo.

Y recuerda, si tu perro está mordiendo el sofá, en lugar de regañarlo, ¿por qué no te levantas y te alejas? O mejor aún, ¿por qué no le ofreces un juguete para morder en su lugar? Así es como realmente modificamos sus comportamientos, no solo los parcheamos temporalmente.

Así que, queridos amigos perrunos, les propongo hacer una lista de las cosas que hace su perro y cómo reaccionan ustedes. Reflexionen sobre cómo pueden cambiar esas reacciones para reforzar el buen comportamiento y retirar su atención cuando algo no les gusta. ¡Cambiarán el juego y construirán una relación aún más fuerte con sus peludos!

Recuerden compartir este episodio con otros amantes de los perros y, si les gustó, déjenme esas hermosas cinco estrellitas y un me gusta. ¡Nos escuchamos en el próximo emocionante episodio! ¡Hasta pronto!

Suscríbete a mi Newsletter  👉 Newsletter

Si aprendes con el podcast, mis cursos te van a cambiar la vida y van a hacer muy feliz a tu perrete 👉 Cursos educación canina 

Sigue aprendiendo en mi web 👉 xilas.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio