Episodio #299: Perros de campo en la ciudad

Hablemos de perros
Hablemos de perros
Episodio #299: Perros de campo en la ciudad
Loading
/

Suscríbete a mi Newsletter : https://xilas.es/newsletter/

Si aprendes con el podcast, mis cursos te van a cambiar la vida y van a hacer muy feliz a tu perrete:  https://xilas.es/cursos/

Sigue aprendiendo en mi web:  xilas.es

¡Hola a todos y bienvenidos al episodio número 299 de Hablemos de Perretes! En este podcast, voy a ayudarte a entender a tu perro, a educarlo y conocerlo mejor, y sobre todo, a eliminar ese maldito «pero» de la frase «mi perro es muy bueno, pero…». Hoy, vamos a hablar de perros de campo en la ciudad, un tema que me habéis propuesto en la comunidad de WhatsApp, que por cierto, si aún no te has unido, te dejo el enlace abajo. Los perros de campo trasladados a la ciudad enfrentan muchos desafíos. La adaptación puede ser dura, ya que pasan de un entorno tranquilo a uno lleno de estímulos nuevos y a menudo abrumadores. Es crucial entender que estos perros necesitan tiempo y paciencia para adaptarse. Al principio, es mejor mantenerlos en casa para que se acostumbren a su nuevo hogar y luego, poco a poco, introducirlos a la ciudad en horarios tranquilos. Los paseos deben ser pausados, permitiendo que el perro olfatee y explore a su ritmo. Si tienes un perro de campo, intenta darle oportunidades de estar en contacto con la naturaleza. Llévalo al campo o la montaña siempre que puedas. Verás que estos perros se sienten mucho más relajados y felices en esos entornos. Un error común es soltar a estos perros demasiado pronto en la ciudad. ¡Nunca hagas eso! Pueden asustarse y huir, lo que puede ser muy peligroso. Asegúrate de que siempre lleven correa, arnés y todas las medidas de identificación posibles: microchip, chapa con teléfono, localizador GPS, todo lo que puedas. También es importante que si tienes un perro de campo adoptado, entiendas que su adaptación será gradual y requiere mucho amor y paciencia. No esperes que en una o dos semanas ya esté listo para pasear por la ciudad como si nada. Cada perro tiene su propio ritmo y es vital respetarlo para evitar traumas y problemas mayores. En resumen, si tienes un perro de campo, dale tiempo, espacio y mucho cariño para que se adapte a la vida urbana. Y si puedes, dale la oportunidad de disfrutar del campo de vez en cuando. Verás cómo mejora su bienestar y felicidad. Eso es todo por hoy. Si te ha gustado este episodio, por favor, déjame una valoración de cinco estrellas en Spotify, un me gusta en iVoox o un comentario bonito desde donde sea que me escuches. ¡Así me ayudas a llegar a más gente y cambiar el mundo de los perretes juntos! Nos escuchamos en el próximo episodio. ¡Adiós!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio