Episodio 300: Mi perro me ha mordido y no me fío de él

Hablemos de perros
Hablemos de perros
Episodio 300: Mi perro me ha mordido y no me fío de él
Loading
/

Suscríbete a mi Newsletter : https://xilas.es/newsletter/

Si aprendes con el podcast, mis cursos te van a cambiar la vida y van a hacer muy feliz a tu perrete:  https://xilas.es/cursos/

Sigue aprendiendo en mi web:  xilas.es

 

Siempre he dicho que todos los perros son buenos, pero a veces tienen problemitas de comportamiento. En este episodio, vamos a profundizar en la confianza, especialmente cuando tu perro te ha mordido y sientes miedo. Entender por qué ocurre esto es crucial para poder solucionarlo y volver a confiar en tu compañero peludo.

Primero, es importante que te suscribas a la newsletter de xilas.es, donde comparto consejos y trucos que te ayudarán a mejorar la relación con tu perro. Encontrarás el enlace en las notas del programa.

Volviendo al tema principal, quiero compartir algunos motivos comunes detrás de las mordidas. Por ejemplo, un perro puede morder si siente que debe proteger un recurso, como un hueso. Imagínate que te acercas a quitarle algo que está roendo, y él reacciona agresivamente. Este comportamiento puede parecer imprevisible, pero siempre hay una razón detrás. Puede ser miedo, inseguridad o incluso un problema de salud, como un tumor cerebral o una condición biológica que aumente la agresividad.

Es fundamental observar y evitar las situaciones que provocan estas mordidas. Los perros dan señales antes de atacar, y aprender a reconocer estos gestos puede prevenir muchos incidentes. Esto es algo que enseño en mi curso de comunicación, donde explico cómo identificar y reaccionar ante las señales de agresión y otras emociones en los perros.

Recuerda, no debes tomarlo como algo personal. Tu perro no te odia ni te tiene manía. Está reaccionando a una situación que le genera miedo o estrés. Debes trabajar en estas situaciones, identificarlas y evitar que se repitan mientras buscas una solución a largo plazo.

Una herramienta útil es llevar un registro de las situaciones que provocan la mordida o el gruñido. Esto te permitirá identificar patrones y trabajar en ellos de manera efectiva. Y, aunque es un proceso que requiere tiempo y paciencia, la relación con tu perro puede mejorar significativamente.

Si conoces a alguien que tenga miedo de su perro porque le ha mordido, comparte este episodio. Estoy segura de que le será de gran ayuda. No olvides dejarme cinco estrellas o un me gusta para que el podcast siga creciendo.

Gracias por escuchar, y nos encontramos en el próximo episodio. ¡Adiós!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio