Episodio #303: Mi perro es introvertido?

Hablemos de perros
Hablemos de perros
Episodio #303: Mi perro es introvertido?
Loading
/

Suscríbete a mi Newsletter : https://xilas.es/newsletter/

Si aprendes con el podcast, mis cursos te van a cambiar la vida y van a hacer muy feliz a tu perrete:  https://xilas.es/cursos/

Sigue aprendiendo en mi web:  xilas.es

¡Hola a todos y bienvenidos al episodio número 303 de Hablemos de perretes! En este podcast, mi objetivo es ayudarte a entender a tu perro, a educarlo y a conocerlo mejor. Sobre todo, quiero que elimines ese maldito «pero» de la frase «mi perro es muy bueno, pero…» para que pase a ser simplemente «mi perro es muy bueno y punto». Todos los perretes son buenos, solo que a veces tienen problemitas de comportamiento que, si les ayudamos a solucionar, terminan siendo perros absolutamente perfectos. Hoy vamos a hablar de algo muy interesante y necesario: ¿mi perro es introvertido? Sí, existen perros introvertidos y extrovertidos, y comprender la diferencia es crucial. El otro día vi un vídeo muy curioso que me hizo pensar en este tema. Era un vídeo gracioso pero también un poco triste porque mostraba a varios perros introvertidos juntos en un parque, todos en sus parcelitas, dándose la espalda y mostrando señales de calma. No querían socializar ni jugar con nadie. Eso me hizo reflexionar sobre la importancia de reconocer si tu perro es introvertido o extrovertido. Si tu perro es de los que quiere saludar a todos, jugar con todos los perros y no se cansa nunca de interactuar, es probable que sea extrovertido. En cambio, si tu perro prefiere pasar de largo, oler un poco y seguir su camino, probablemente sea introvertido. Y es fundamental respetar esa personalidad. Por ejemplo, mi perro Yago era más bien semi-introvertido: le gustaba saludar, pero luego prefería estar a su aire. En cambio, Roy es extremadamente extrovertido, siempre buscando jugar y que le hagan caso. Pero claro, un perro extrovertido puede resultar pesado para un perro introvertido, y ahí es donde pueden surgir problemas de comportamiento. La clave está en observar y respetar. Si tienes un perro introvertido, llévalo a pasear cuando no haya mucha gente, deja que olfatee tranquilo y que se relacione a su ritmo. Si tienes un perro extrovertido, trabaja con él para que aprenda a respetar los límites de otros perros y no sea demasiado intenso. Es muy importante también reconocer y cuidar las amistades de tu perro. No todos los perros tienen que ser amigos, y eso está bien. Busca amigos que encajen con su personalidad y evita situaciones que puedan generar estrés o conflictos. Recuerda, la socialización no siempre significa jugar y correr. A veces, simplemente olfatear juntos sin interactuar también es una forma válida y saludable de socialización. Así que, si tienes un perrito introvertido o extrovertido, cuéntame en los comentarios. Y no olvides dejarme cinco estrellitas en Spotify y compartir el podcast para llegar a más gente y ayudar a más perretes. ¡Nos escuchamos en el próximo episodio! Adiós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio