Episodio #174: El duelo

Hablemos de perros
Hablemos de perros
Episodio #174: El duelo
Loading
/

Sigue aprendiendo con mis cursos https://xilas.es/

Sigue mi día a día en instagram: https://www.instagram.com/xilas_training/

Mira de cuantas maneras puedo ayudarte con tu perrete https://xilas.es/linktree/

Si has perdido hace poco a un animalito, espero poder ayudarte con este episodio. Comparto mi experiencia y mi forma de vivirlo por si ayuda de alguna manera, aunque sólo sea para que sepas que en momentos así no estás solo, que es un momento horrible los que compartimos todos los amantes de los animales.

Soy yo, en un episodio un poco diferente al habitual. Esta vez, no hay música de entrada ni mucha energía, porque las lágrimas y el dolor han ocupado ese espacio. Gracias por acompañarme en el episodio número 174. No quería dejar de grabar, aunque mi corazón esté un poco más pesado. Como algunos ya saben, el lunes perdí a mi gata, y hoy, sinceramente, estoy un poco mejor que ayer.

Quiero agradecerles por todas las muestras de cariño que he recibido en Instagram y por los mensajes de pésame. Este episodio es un intento de compartir un poco de mi experiencia, por si alguien más está pasando por lo mismo o necesita consuelo en estos momentos.

Cuando se trata de nuestras mascotas, creo que lo más importante es darles la mejor vida posible. Conozcámoslos, aprendamos de ellos, demos lo mejor. En mi caso, mi gata amaba tomar el sol, y a lo largo de los años, encontré lugares con balcones más grandes para ella. Esos pequeños detalles hacen la diferencia.

Cuando llega el momento difícil de la enfermedad, he aprendido que estar presente es crucial. He pasado horas en la clínica veterinaria, visitándolos, dándoles comida, simplemente para que sepan que estoy allí. La conexión es fundamental, incluso en los momentos difíciles.

La dolorosa decisión de poner fin a su sufrimiento es algo que, aunque odie, sé que es lo correcto. Estuve con ellos hasta el último momento, sosteniéndolos, abrazándolos. Es un dolor compartido, pero en ese momento, lo importante es que ellos dejan de luchar.

Después de ese momento, estar con personas es esencial. Llorar es sanador, y he aprendido a no reprimir mis lágrimas. Cada uno encuentra su propia manera de lidiar con la pérdida. En mi caso, conservar algunos recuerdos y limpiar la casa son parte de mi proceso de curación.

El duelo lleva tiempo, y cada día duele un poco menos. Estoy tomándome esta semana con calma, trabajando mínimamente, descansando y recomponiéndome. Mi voz puede no ser la misma, mi energía puede no ser la misma, pero estoy escuchando a mi cuerpo y permitiéndome sanar a mi propio ritmo.

Agradezco su comprensión en este momento difícil. A quienes tengo pendientes de llamar, lo haré la próxima semana cuando me sienta un poco más fuerte. Gracias por estar aquí, y nos escuchamos en el próximo episodio. Adiós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio