Episodio #177: Mirar a un perro aumenta la oxitocina

Hablemos de perros
Hablemos de perros
Episodio #177: Mirar a un perro aumenta la oxitocina
Loading
/

¡Vamos a eliminar de una vez por todas esa frase «mi perro es muy bueno, pero…» y convertirla en «mi perro es muy bueno» a secas! Porque, ¿sabes qué? Todos los perros son buenos, solo que a veces necesitan un poco de ayuda para superar ciertos comportamientos y convertirse en los peludos perfectos que son en su esencia.

Hoy nos sumergiremos en un tema fascinante: «Perros y Oxitocina». La oxitocina, esa molécula mágica que muchos llaman la «hormona del amor», está presente en nuestras vidas de muchas maneras, y también en la relación que tenemos con nuestros peludos compañeros. ¿Te has dado cuenta de cómo tu perro te mira a los ojos con amor puro? Pues resulta que la ciencia ha demostrado que tanto nosotros como ellos secretamos oxitocina cuando compartimos esos momentos especiales de miradas.

Esta conexión entre humanos y perros es algo hermoso y profundo. Los perros han evolucionado para entendernos y comunicarse con nosotros de una manera única. Si tienes un perro, habrás notado cómo te mira con esos «ojitos de pena» que hacen que quieras darle todo lo que tenga en el plato. Pero, ¿sabías que esos ojos grandes y expresivos son una adaptación evolutiva que han desarrollado para comunicarse con nosotros? Es una señal de cómo han aprendido a leer nuestras emociones y cómo buscamos fortalecer nuestro vínculo.

Ahora bien, no todos los perros se miran entre sí de la misma manera en que nos miran a nosotros. En el lenguaje canino, una mirada fija puede ser percibida como desafiante o amenazante entre los propios perros. Sin embargo, con nosotros, esos ojitos y miradas son una forma especial de comunicación que refleja el cariño y la conexión que hemos construido a lo largo de los años.

Recuerda, cuando te encuentres con perros desconocidos, evita miradas fijas o imponer una actitud dominante, ya que esto puede generar estrés en ellos. ¡Y no olvides sonreír! Una sonrisa en tu rostro provoca una liberación de oxitocina tanto en ti como en tu peludo amigo.

Gracias por acompañarme en este episodio y por ser parte de esta comunidad que ama y respeta a los perros. Si disfrutaste este contenido, te invito a darle «me gusta» en la plataforma donde escuchas el podcast y a compartirlo con otros amantes de los perros. Juntos estamos creando un mundo más comprensivo y amoroso para nuestros fieles compañeros de cuatro patas. ¡Hasta la próxima vez! 🐾

Suscríbete a mi Newsletter  👉 Newsletter

Si aprendes con el podcast, mis cursos te van a cambiar la vida y van a hacer muy feliz a tu perrete 👉 Cursos educación canina 

Sigue aprendiendo en mi web 👉 xilas.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio